Cómo afecta al embarazo la miastenia

16-02-2018

La enfermedad de la miastenia pueda afectar notablemente a todos los procesos de la salud y la vida en general de cualquier persona. En el caso de padecerla una mujer hay saber que puede afectar al proceso de reproducción. Eso no significa que el embarazo, de producirse de forma natural o por procedimiento de reproducción asistida, tenga que verse afectado. Puede desarrollarse con cierta normalidad siguiendo los pasos de los especialistas en ginecología.

La miastenia es un trastorno que provoca la imposibilidad de controlar los movimientos de los músculos. Se trata de un trastorno autoinmune, es decir, se produce un error en el cuerpo humano y los anticuerpos en vez de atacar el tejido dañado, atacan tejido sano. Especialmente ataca a las extremidades, garganta y rostro y del mismo modo puede generar debilidad muscular y cansancio.

Este trastorno, que puede durar toda la vida, afecta en mayor número a las mujeres que a los hombres. Y por tanto la reproducción puede verse afectada por su influencia sobre el embarazo. De padecerse la miastenia y querer iniciar un proceso de reproducción es imprescindible comunicárselo al especialista médico. Será necesario cambiar la medicación para que afecte al proceso de embarazo ya que pudiera influir negativamente sobre la paciente y sobre el futuro feto.
Por tanto, antes del embarazo, se regulará las dosis de corticosteroides y si se han detectado recientemente los síntomas de la enfermedad se aconseja esperar un año antes de buscar el embarazo. Y del mismo modo durante la gestación los controles deberán ser muy frecuentes, incluso más que en una mujer sana, ya que la evolución del trastorno puede ser impredecible.


Evolución del embarazo cuando se padece miastenia

Como hemos afirmado la reproducción puede ser posible, y también de una manera normal. Pero si se deben prevenir determinadas situaciones. Sin lugar a dudas la mayor problemática puede surgir si la mujer sufre síntomas más severos de la enfermedad mientras está embarazada.

Del mismo modo pudiera darse el caso de que se produjera un parto prematuro debido a una ruptura prematura de las membranas que protegen al feto. Este hecho pudiera ser frecuente en el caso de que debido a la miastenia la mujer sufriera algún episodio en el que se acelerara la respiración. Es habitual que la respiración agitada sea uno de los síntomas y que puede verse agravado durante esos nueve meses de embarazo. Y es esa dificultad para respirar con normalidad la que pueda producir un parto antes de los debido.

reproducción asistida embarazo miastenia
También puede suceder que la miastenia entre en la placenta y alcance al bebé. Durante los primeros días de vida, tras el parto el bebé manifestaría una gran debilidad muscular y a problemas respiratorios. Con los cuidados médicos adecuados, se pueden mitigar estos problemas y por su carácter transitorio y con el paso del tiempo pueden desaparecer.

Pudieran producirse dificultades en el momento del parto. El sistema muscular sufre una gran intensidad en ese momento y por tanto los efectos de la miastenia también se notan. Es probable que sea necesario instrumental especial como fórceps para el alumbramiento. Además, es muy común que tras el parto, la debilidad de la mujer se acentúe y pudiera producirse un empeoramiento de los efectos de la miastenia.

Por último, se debe tener en cuenta el momento de la lactancia. Esta no está contraindicada como norma general, aunque sí si el bebé manifestara algún síntoma del trastorno. Esta precaución se debe al traspaso de la proteína AChR a través de la leche de la madre. Del mismo modo se debe prevenir si la madre está tomando medicación como el metotrexate que sí puede afectar al bebé.

La miastenia es un trastorno grave y que afecta notablemente a la mujer y por tanto pudiera afectar a su capacidad de reproducción. Por tanto, la consulta con el ginecólogo y en una clínica de Reproducción Asistida puede ayudar notablemente. De padecer este trastorno, ¿has tenido dificultades? ¿O tuviste un embarazo normal? Cuéntanos tu caso.