La importancia de la Ecografía 4D

18-01-2016

Sin lugar el momento de la gestación de un embarazo es uno de los momentos más importante de la mujer. Y es precisamente por esa importancia por la que cualquier prueba que se realiza en las visitas periódicas al ginecólogo resulta de gran valor. Tanto la salud de la futura madre como del bebé gestante deben ser vigiladas. La ecografía es la principal muestra de cómo evoluciona de forma favorable o no el proceso del embarazo.

 Básicamente el principal paso que se ha producido en este campo es la introducción de la ecografía en cuatro dimensiones o 4D. En esta ecografía se van a visualizar los movimientos del bebé y en vez de una foto fija se puede visualizar una especie de vídeo. Hasta ahora era la ecografía en dos dimensiones la prueba que se realizaba que mediante ultrasonidos que se reflejaban en los tejidos del feto en el interior del útero.

La ecografía 4D muestra los gestos del bebé y contienen una gran carga emocional ya que se observa cómo el bebé mueve sus brazos o hace un gesto con la boca. Es por tanto una muestra muy real de ese pequeño ser vivo y como se va desarrollando. Pero desde el punto de vista del ginecólogo es también una prueba muy valiosa y complementa a las ecografías tradicionales. Así con esta prueba se pueden detectar problemas de la piel o cuestiones tan importantes como el labio leporino o la fisura palatina.

También hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones dependiendo de la postura del feto, el momento en el que el embarazo se encuentre y la cantidad de ecografia 4Dlíquido amniótico los resultados de este tipo de pruebas no son concluyentes ni siquiera ideales. Pero debido a la tasa de malformaciones en los nacimiento de bebes cercana al 0,2 por ciento, cualquier prueba que nos ayude va a ser muy importante. Asimismo la posible detección de alguna malformación, aunque no sea grave, va a ayudar a que una vez nazca el bebé se le pueda tratar y mejorar de forma más inmediata.

En situaciones normales con la realización de las pruebas tradicionales y con la revolucionaria ecografía 4D se pueden llegar a detectar el noventa por ciento de las malformaciones, pero esta cifra puede caer a la mitad en el caso de malformaciones poco habituales.

La situación normal será aquella en la que el ginecólogo aconsejará el mejor momento para la realización de esta prueba, pero existen momentos claves para poder llevarse a cabo. Entre la semana vigésimo segunda se podrá observar el cuerpo del bebé, sus movimientos y alguno de sus gestos faciales. Entre la semana vigésimo séptima y la trigésima el tamaño del feto ya es considerable y será un momento adecuado para para vislumbrar su morfología al nacer. Y aproximadamente hacía la semana trigésimo novena el aspecto que mostrarán las ecografías será casi idénticos al parto.

Entre las ventajas de la ecografía 4D, además de la detección de posibles malformaciones se encuentran su facilidad de almacenamiento que por tanto posibilita la reducción del tiempo de exposición a los ultrasonidos. Este hecho nos hace hablar de los posibles daños de estas pruebas que en todo caso son inexistentes. Aun así es muy recomendable el hecho de no abusar de estas pruebas ya que entonces si se podría causar algún tipo de consecuencia.

Es por tanto aconsejable del todo, como en el resto de decisiones respecto al embarazo sentirse aconsejado por el mejor grupo de expertos. Es tu ginecólogo el mejor aliado y consejero durante los nueve meses. En conclusión la ecografía 4D aporta información muy interesante que se servirá como complemento a las pruebas tradicionales. Las pruebas en cuatro dimensiones siguen siendo mejoradas con el tiempo a nivel tecnológico y por tanto mejorarán en un futuro y serán de mayor utilidad